LA IMPORTANCIA DEL MAGNESIO.

Podemos encontrar magnesio en alimentos como la soja,dátiles, judías, arroz integral, perejil, cacao, almendras, chocolate, avellanas, nueces, germen de trigo... y algunos más. Y si tienes migrañas y otro tipo de cefaleas, es conveniente que incluyas algunos alimentos ricos en magnesio en tus dietas.

Cada vez son más los neurólogos que recetan magnesio como un remedio más suaves que otros tratamientos y a la vez más efectivo, para tratar problemas de recurrentes dolores de cabeza, tensionales, migrañas, jaquecas, etc.. un remedio que no tiene efectos secundarios.

El magnesio es un potente relajante muscular y ayuda a que desaparezcan los espasmos musculares, además tiene un importante papel en el tratamiento de la ansiedad, nerviosismo y la depresión. Por otra parte contribuye a inhibir la agregación de plaquetas mejorando el flujo sanguíneo. Todo esto sirve para evitar las migrañas.

Además, existen suplementos en forma de medicamentos (polvos, pastillas o pastillas efervescentes) que puedes adquirir sin receta. Eso sí, conviene consultarlo con el farmacéutico y leer bien el prospecto para saber las dosis y las horas que tienen que pasar para tomarlas.

Migraña y cansancio.

Muchas personas que sufren de migraña, tienen después del episodio, una sensación de cansancio, de agotamiento que les deja preparados para lanzarse en un sofá y no moverse hasta el día siguiente. Este cansancio es muy normal, es un efecto rebote. Después de la alteración nerviosa y neuronal, aparece una relajación que para algunos resulta un gran alivio, aun estando con la sensación de agotamiento.

El cansancio que aparece durante las migrañas y después de estas  puede deberse a una carencia de sueño o cansancio, a una actividad acelerada, con estrés, mucho trabajo, etc...

Cuando el cansancio viene acompañado de ganas de dormir, con una fuerte apetencia por dormir y un necesario sueño. Es probable que la migraña se deba a eso, a la falta de sueño.

Cuando el cansancio viene acompañado por debilidad muscular, con la sensación de no tener fuerzas, es más probable que se deba a la fatiga.

Estas dos causas suelen superponerse, y la mejor solución para recuperarse es hacer lo que el cuerpo te pide: dormir, descansar la actividad o dormir y descansar a la vez.

En los casos de fatiga, suele haber una sobre carga de los músculos, sobre todo de la espalda, cuellos y hombros, que es la zona donde retenemos toda la tensión. En ocasiones puede producirte calambres, sentirte enganchada o con los músculos tensos y agarrotados. Todo síntomas de una sobrecarga muscular.

Para solucionar esto, aparte de descanso y ejercicios de estiramientos para tonificar, es conveniente acudir a fisioterapeuta para que compruebe tu estado.

Sulfitos y nitritos.

De cada 10 personas que sufren migrañas, 2 tienen su origen en la alimentación. Y de todos los ingredientes que producen las migrañas, los más comunes son los sulfitos y los nitritos. Estos ingredientes, los podemos encontrar de forma natural en algunos alimentos, pero también se utilizan desde hace años en productos alimenticios para su conservación.

Dado que los alimentos que ingerimos pueden causarnos las migrañas hasta 24 horas después de haberlos tomado, sería conveniente tener un registro. Un diario de migrañas donde todos los días incluyas la alimentación (sobretodo si piensas que son la causa de las cefaleas), las actividades, y cosas más puntuales como si estas con el periodo, estas resfriado, etc...

No se trata pues de empezar a deshacerse de todos los alimentos, hay que buscar aquellos más dañinos y sustituirlos por otros para evitar carencias nutritivas. Para ayudarnos siempre podemos acudir a un nutricionista.

Los alimentos con sulfitos y nitrilos normalmente llevan en la etiqueta la indicación de que los contienen, pero aquellos que los tienen de forma natural no. Podemos encontrar sulfitos y nitrilos en:

Aquellos en que las etiquetas ponga : Conservantes E... (E220, E228...)
- Conservas vegetales.
- La mayoría del marisco.
- Zumo de uva, mosto, vino, cerveza o vinagre (todos estos en cantidades bajas)
- Papas, patatas
- Galletas.
- Salsas, como mostaza o ketchup.
- Ensaladas preparadas y enbolsadas.
- Algunos frutos secos como las nueces.
- Embutidos.
- Pepinillos.

La lista sigue, y al ser tan larga, es conveniente que nuestra alimentación sea revisada por un experto nutricionista.


Ergotamina, Cafergot o Hemicraneal.

Muchos de los dolores de cabeza, cefaleas, jaquecas o migrañas son consecuencia de una vasodilatación de los vasos sanguíneos. Una vasodilatación que, aunque no ha sido comprobado feacientmente las causas que lo originan, se sabe relacionado con problemas de alergias, problemas alimenticios ( lactosa, histamina, o celíacos) o problemas hormonales, menstruales, problemas de estrés, falta de sueño, etc...


Actualmente existen medicamentos que parece ser esta dando buenos resultados. Unos medicamentos que contienen un principio activo con la capacidad de contraer los vasos sanguíneos, contrarrestando así el origen de gran parte de cefaléas.  Este vasoconstrictor recibe el nombre de Ergotamina, un compuesto que podemos encontrar en algunos medicamentos con marca comercial como el Cafergot o Hemicraneal. Algunos de estos medicamentos tienen un añadido de cafeína que lo que hace es ayudar a nuestro organismo a que absorva más y mejor la Ergotamina.


Este es un medicamento que debe ser recetado y supervisado por el médico, en ningún caso debe tomarse sin el consentimiento de un experto ya que al ser un vasoconstrictor es incompatible con algunas situaciones. Y una sobredosis de este medicamento puede traer problemas más graves.

La personalidad migrañosa.

Este término fue Harold Wolf hace ya 80 años. Se refería a la personalidad de un individuo ansioso, ambicioso, nervioso e inflexible. Y aunque con el tiempo esta definición ha sido modificada y/o mejorada, en la época de Harold, ya se descubrió que existe una relación entre personas con cierto grado de estrés y la migraña.

A poco que uno haga memoria, se dará cuenta que después de una situación de estrés (familiar, laboral, económica, etc..) precipitan dolores de cabeza. El estado de ánimo influye directamente sobre la química de nuestro cuerpo y sobre la presión arterial y, así es fácil que aparezcan cefaleas. Luego, la cefalea también produce estrés, y al final se produce un bucle que se retroalimenta: el estrés produce dolor de cabeza y el dolor de cabeza produce más estrés.

Hay otro punto que hay que mencionar. En relación a nuestro estado de ánimo, no únicamente el estrés psicológico produce cefaleas. En muchos casos, las personas que sufren ansiedad, depresión o algún tipo de neurosis, echan mano a medicamentos, automedicándose y produciendo un abuso de estos. Pues se ha comprobado que el abuso de medicamentos como analgésicos, ansiolíticos y depresivos, pueden ser causantes también de los dolores de cabeza. Por eso, en cualquier caso, ha de haber un seguimiento médico sobre las medicinas a tomar.

Sufres dolores de cabeza por estrés???? ENLACE.

Pastillas anticonceptivas, hormonas y dolor de cabeza.

Es importante saber la relación que existe entre las pastillas anticonceptivas, las hormonas y migrañas.

Aunque ya hablamos del papel de las hormonas (ENLACE), no concretamos mucho los efectos que producen estas sobre nuestro organismo y en concreto sobre los dolores de cabeza. Cada 28 días, desde el inicio de la primera menstruación hasta la menopausia, los niveles de estrógenos y de progeterona aumentan y descienden. Cuando descienden es cuando se produce la regla, y este proceso fisiológico aumenta la posibilidad de sufrir dolores de cabeza. ¿por qué? Pues bien, primeramente, al bajar los niveles de estrógenos, el cuerpo se hace más sensible al dolor, esta es una característica de esta hormona. Además, durante la regla se pueden producir falta de algunos nutrientes como el Hierro y sensación de cansancio, así como alteraciones del sueño o del ánimo general. A todo esto se alteran parametros que facilitan la inflamación de vasos sanguíneos incluídos aquello que encontramos en el cuello y cabeza.

Este tipo de dolores de cabeza son cíclicos y reciben el nombre de migraña menstrual o catamenial y se cree que lo padecen el 10% de las mujeres con migrañas. Que no es un porcentaje muy alto, pero es un número importante. En todo caso, hay que acudir al médico y que nos recete un tratamiento para esto. También es sabido que una dieta rica en Calcio y vitamina D, es beneficiosa.

Cuando el médico o ginecólogo decide recetarnos pastillas anticonceptivas, debemos explicarle si tenemos este tipo de migrañas. Para así valorar la conveniencia de estos medicamentos y si se producen nuevas crisis o alteraciones en las migrañas, tanto en el dolor en si, como en las auras si las hubiera. De hecho, el dolor de cabeza está indicado como efecto secundario por la toma de estas pastillas.

Hay que tener en cuenta que las mujeres con migrañas, que fuman y que además toman anticonceptivos orales, tienen un riesgo mayor de sufrir una trombosis cerebral.

Histamina, alimentos y migraña.

Un estudio realizado en el 2011 ( por especialistas del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz) descubrió que la causa principal de enfermedades tales como la fibromialgia, problemas digestivos y la MIGRAÑA y otras cefaleas, eran causadas por un exceso en el cuerpo de un aminoácido llamado histamina.

Cuando la cantidad de histamina era elevada, los dolores aumentaban, en cambio al reducir la concentración de histamina la frecuencia y la intensidad de dolores de cabeza disminuyó significativamente.

Los resultados del estudio concluyeron en que el 70% de los pacientes con dolor de cabeza crónico han presentado una mejoría notable, regulándose también el 90% de los síntomas acompañantes.

Aunque no vamos a hablar de medicamentos y tratamientos, que deben ser analizados y recetados por médicos en cada caso particular. Podemos señalar los puntos principales para reducir la cantidad de histamina en nuestro cuerpo.

1º- Evita alimentos ricos en histamina (los alimentos en negrita son los que contienen mayor histamina):
  • Los productos fermentados y los curados.
  • Algunos alimentos, como el chocolate, el vino, cava, la cerveza o las conservas de pescado
  • Té o café
  • El glutamato monosódico y el aspartame se usan para ensalzar el sabor de los alimentos; el primero, como potenciador del sabor y el segundo como edulcorante. Estos compuestos están muy presentes en los productos precocinados (pizzas, canelones) y golosinas o repostería, entre otros.
  • La leche, huevos, pescado, marisco, frutos secos, leguminosas (cacahuete y soja), y algunas frutas (melocotón, albaricoque, ciruela, cereza, fresa y kiwi).
2º- Como al parecer una cantidad de histamina elevada está relacionada con la intolerancia alimenticia al no poder metabolizar esta molécula, lo que hay que aumentar es la enzima Diaminooxidasa (DAO) . Una enzima que ayuda a metabolizar la histamina. La falta de esta enzima que se encuentra de forma natural en el intestino tiene un origen genético o se ha relacionado con enfermedades inflamatorias intestinales (como colón irritable o de Crohn), y la ingesta de medicamentos como analgésicos (ácido acetil salicílico), antihistamínicos, antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos (amiloride y furosemida), expectorantes (ambroxol), mucolíticos (acetilcisteina), antibióticos (ácido clavulánico e isoniazida), tranquilizantes (diazepam).

Por poner un ejemplo con esto de la Diaminooxidasa: Durante el embarazo la actividad de la DAO puede aumentar hasta 500 veces, debido a la producción placentaria de la DAO, lo que explica la remisión de las migrañas durante la gestación.

Existen suplementos de Diaminooxidasa (DAO) pero también hay alimentos que aumentan la cantidad de la enzima:
Primero, evitar los alimentos que contengan grasa animal.
Segundo,  tomar de forma continua lo siguiente:

1) Mangosteen, que es un extracto de frutas disponible en tiendas de salud
2) Mantecona.

Los siguientes alimentos puede aumentar la diamina oxidasa en el cuerpo; 
1) manzanilla,
2) azafrán,
3) anís,
4) hinojo,
5) alcaravea,
6) regaliz,
7) cardamomo y
8) negro de sésamo negro.