Mostrando entradas con la etiqueta relajación guiada.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta relajación guiada.. Mostrar todas las entradas

RELAJACIÓN Y DOLOR DE CABEZA TENSIONAL.


El ritmo de vida que llevamos es estresante en sí. Desde pequeños nos atosigan con exámenes, con pruebas, con problemas que debemos resolver, etc, etc, etc... Con los años, este sentimiento de "no poder parar" se interioriza e incluso en las temporadas que estamos de vacaciones encontramos difícil relajarnos porque ya nos hemos acostumbrado a este estrés crónico. Dado que aunque tengamos tiempo, nos cuesta relajarnos, lo ideal es practicar la relajación. La relajación es un arte y como todo arte se debe practicar para llegar a dominarla.

¿Por qué digo esto? 

Tenemos que tener en cuenta, que los dolores de cabeza tienen un significado. Detrás de falta de hidratación, deficiencia nutritiva, problema de tiroides, de alergias a medicamentos o alimentos, estrés, etc... cuando tenemos un dolor de cabeza, nuestro cuerpo nos está diciendo... para!

Cuando tenemos un dolor de cabeza nuestro cuerpo quiere que nos detengamos, pero no solo físicamente, sino también mentalmente. Cuando nos duele la cabeza, incluso nos cuesta pensar. Pero no es necesario llegar hasta el punto que nos tenga que doler la cabeza para detenernos, para parar ese impulso que nos espolea a hacer cosas, planear y no parar. Para evitar el dolor de cabeza, es esencial practicar la relajación. Por supuesto que nos costará. No porque sea difícil, sino porque estamos tan acostumbrados a la actividad productiva que no hacer nada lo interpretamos como una pérdida de tiempo. Pero piensa que si no paras tú, de vez en cuando, el dolor de cabeza lo hará de forma molesta.

Antes de dormir es ideal relajarse, y por eso os voy a poner un enlace con una de las mejores relajaciones guiadas que he tenido el placer de conocer. Es una técnica de relajación realizada por el Doctor Escudero... PINCHA AQUÍ.

Cuando ya dominéis la relajación podéis practicar dos veces al día la relajación, aunque sea sentado y bastará con 10 minutos.