Mostrando entradas con la etiqueta Definición de cefalea tensional.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Definición de cefalea tensional.. Mostrar todas las entradas

ESTADÍSTICA SOBRE LA MIGRAÑA Y OTROS DOLORES DE CABEZA.

El 12% de la población de más de 14 años padece migrañas.

Se da en todas las edades, también en niños, pero REPUNTA en el sector de mujeres entre 20 y 55 años.

El 55% de los pacientes con migraña la sufre más de 3 veces al mes.

1 de cada 4 pacientes no sigue el tratamiento preventivo prescrito por su neurólogo.

La migraña se presenta en un 17% de las mujeres y en un 8% en hombres.

Un 2% de la población sufre la migraña de forma crónica.

Un 40% de pacientes se automedica para tratar el dolor.

Posiblemente el dolor de cabeza sea el dolor más común del mundo.


El dolor de cabeza más frecuente es la cefalea de tensión.

Otros tipos comunes de dolor de cabeza incluyen migrañas, la cefalea en brotes y la cefalea por sinusitis

El 98% de la población ha tenido o tendrá dolor de cabeza.



Definición de cefalea tensional.


La cefalea tensional (también denominada cefalea muscular o vasomotora) es un tipo de cefalea continua, no pulsátil, en la que el paciente refiere habitualmente un dolor "en vincha", que rodea la parte alta de la cabeza. La duración es variable, entre unos pocos minutos y varios días y, en general, no se acompaña de otros síntomas ni signos clínicos. La presencia de otras alteraciones, más allá del dolor, pone en duda el diagnóstico.

Suele estar vinculada con una contracción sostenida de los músculos de la cabeza y del cuello, produciéndose una isquemia en el interior del músculo contraído. Esta tensión muscular puede deberse a una postura corporal incorrecta, a la exposición prolongada a situaciones de estrés social o psicológico, o bien constituir reacciones normales de cansancio intenso.

Esta clase de cefaleas a menudo se asocia con:

Estados de ansiedad y estrés.
Trastornos del sueño o afectivos.

Otros


Se puede intentar calmar el dolor con un buen masaje relajante de la zona afectada. Si el dolor persiste, se puede tomr analgésicos comunes (aspirina, paracetamol, ibuprofeno), pero si el dolor no calma o aparecen otros síntomas, se impone una consulta al médico.